Emotivo homenaje al Dr. Carlos Macaya 30 años después del Estudio BENESTENT

Imagen de la jornada con los Dres. Javier Goicolea y Andrés Íñiguez en el escenario

El Gran Anfiteatro del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid (ICOMEM) se quedó pequeño el pasado 22 de mayo para homenajear al doctor Carlos Macaya, secretario y fundador de la Fundación Interhospitalaria para la Investigación Cardiovascular (FIC) y, hasta 2021, jefe del servicio de cardiología del Hospital Clínico San Carlos. La conmemoración de los 30 años del estudio BENESTENT fue el hilo conductor de un viaje por la historia de la cardiología intervencionista, donde el aspecto humano y científico quedaba inevitablemente entrelazado en las decenas de testimonios de importantes figuras de la cardiología intervencionista a nivel tanto nacional como internacional que participaron en el acto. Unas 450 personalidades y amigos del doctor Macaya, donde no faltaron ni los patronos ni el personal de nuestra organización, acudieron a este emotivo homenaje a una de las mayores figuras de la cardiología española.

Organizado con el apoyo de la FIC por un comité organizador de hemodinámica del Hospital Clínico San Carlos, el evento resaltó el papel crucial que tuvo Carlos Macaya en la modernización y profesionalización de la especialidad. Pero, además, puso de manifiesto el afecto y admiración de quienes han tenido el privilegio de trabajar con él, y el papel de mentor que ha tenido en muchos ellos. “El recibimiento está siendo extraordinario. Hay un buen equilibrio entre la parte científica y la parte humana y se están tocando corazones, nunca mejor dicho”, comentó el Dr. Fernando Macaya, uno de los organizadores.

“Está siendo un evento muy, muy emotivo”, afirmó el Dr. Antonio Fernández-Ortiz, presidente de la FIC y moderador de una de las mesas de la jornada. “Es como ver tu vida pasar en los últimos 30 años. Nos estamos encontrando con toda la gente que hemos conocido en este tiempo tanto Carlos como yo, ya que llevo trabajando con Carlos toda la vida. Y, sobre todo, vemos a Carlos muy feliz”, añadió el también jefe de Hemodinámica del Hospital Clínico San Carlos.

APORTACIONES DEL DR. CARLOS MACAYA A LA CARDIOLOGÍA

El Dr. Carlos Macaya ha jugado un papel fundamental en la evolución de la cardiología intervencionista destacando su participación en el estudio BENESTENT. Este trabajo, el más citado de la historia de la cardiología, marcó un hito en los tratamientos coronarios y supuso un cambio en la metodología de la investigación, introduciendo rigor y profesionalidad en el proceso de la innovación. Además, avaló el uso del stent en los tratamientos coronarios, convirtiendo la angioplastia en un procedimiento más efectivo y seguro para los pacientes. Los Dres. Macaya padre e hijo, el Dr. Escaned y la Dra. Nieves Gonzalo hacen una reflexión sobre el impacto de este trabajo en este recién publicado artículo.

Como líder del servicio de cardiología del Hospital Clínico San Carlos, Macaya introdujo importantes cambios estructurales y de funcionamiento que situaron al servicio como uno de los referentes nacionales en cardiología, tanto en el ámbito asistencial como en el de la investigación y formación. También tuvo un papel destacado en la formación médica, tanto en el Hospital Clínico, como en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid donde ha sido catedrático, así como en su papel de mentor y divulgador científico.

El doctor Macaya también ha desempeñado un importante papel a nivel de política sanitaria, liderando las principales organizaciones científico-médicas de nuestro país: entre otras, la Sociedad Española de Cardiología (SEC), la Fundación Española del Corazón (FEC), la Federación de Asociaciones Científico-Médicas (FACME) y la Fundación Instituto para la Mejora de la Asistencia Sanitaria (Fundación IMAS), cuya presidencia ostenta en la actualidad. Su enorme legado a la medicina ha sido reconocido en múltiples ocasiones, destacando el Premio Jaime I de Investigación Médica otorgado en 2007.

En su discurso, el Dr. Macaya hizo un repaso a su trayectoria extrayendo lecciones de vida profesional útiles para todos los oyentes con independencia de su nivel de carrera profesional. Finalmente, destacó el importante sacrificio que había supuesto para su familia su enorme dedicación profesional, a quienes agradeció su apoyo constante. «El grado de conciliación profesional y familiar es decisivo, ya que lo más apreciado suele ser el tiempo compartido con seres queridos. Es un momento para apreciar las lecciones aprendidas y seguir disfrutando del tiempo en la siguiente etapa de la vida», aseguró Macaya.

Contenido relacionado que podría interesarte: