La FIC apoya un macro registro internacional que caracterizará el COVID-19

Investigadores Proyecto HOPE COVID-19

De izq a dcha: Cristina Fernández Pérez, Iván Núñez Gil y Vidente Estrada Pérez

Investigadores del Hospital Clínico San Carlos de Madrid han impulsado HOPE COVID-19, el Registro Internacional de Evaluación Clínica Covid-19 en el que participan más de medio centenar de hospitales de diferentes partes del globo. El objetivo es caracterizar adecuadamente la COVID-19 para conocer mejor la enfermedad y facilitar la toma de decisiones en su diagnóstico y tratamiento. En poco más de 5 semanas de reclutamiento, se han superado los 7.100 pacientes incluidos en países tan dispares como China, Canadá, Cuba, Ecuador, España, Italia, o Alemania, convirtiéndose en uno de los mayores registros de pacientes con coronavirus a nivel internacional.

“HOPE COVID-19 recoge todos aquellos pacientes dados de alta, vivos o fallecidos, de un centro sanitario tras un ingreso hospitalario tras una infección comprobada o alta probabilidad por coronavirus 2019”, explica el doctor Iván Núñez Gil, cardiólogo y director de la iniciativa. El proyecto, puesto en marcha “por la buena voluntad de muchas personas con interés en trabajar por conocer mejor esta terrible enfermedad» ha contado con el apoyo de la Fundación Interhospitalaria para la Investigación Cardiovascular (Fundación FIC).

Según los resultados preliminares del estudio, “existen factores predictores de mal pronóstico en el COVID-19 como la edad, la presencia de insuficiencia renal, la hipertensión arterial, la presencia de alguna inmunodeficiencia de base, la elevación de la proteína C reactiva y la presencia de desaturación de oxígeno al ingreso”, explica el Dr. Vicente Estrada Pérez, responsable de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Clínico San Carlos y colaborador en el estudio. “Estas variables poseen un elevado valor pronóstico y su presencia se asocia a mala evolución clínica tras la infección”, afirma Estrada, quien es también director de Solidarity, el mayor ensayo del mundo sobre posibles tratamientos para el coronavirus auspiciado por la Organización Mundial de la Salud.

CARACTERÍSTICAS DEL REGISTRO

HOPE COVID-19 recoge datos clínicos fundamentales de la enfermedad y de su evolución nosocomial en “vida real”. Para ello, se caracterizan parámetros asociados con mortalidad por la enfermedad y otros aspectos, como la presentación clínica, analítica, evolución hospitalaria, etc. Cualquier centro hospitalario de cualquier país del mundo puede participar a través de la página web del estudio, estando prevista la finalización del reclutamiento de pacientes el día 31 de mayo.

“La variabilidad en la práctica clínica y en la estructura de los diferentes sistemas sanitarios influyen mucho en los resultados por lo que tenemos que utilizar métodos que controlen esta variabilidad y estratificar resultados”, afirma la Dra. Cristina Fernández Pérez, investigadora de la Fundación Instituto para la Mejora de la Asistencia Sanitaria (Fundación IMAS), quien ha colaborado en la estrategia del análisis estadístico del estudio. “Se ha podido establecer una puntuación de riesgo de mortalidad hospitalaria para los casos confirmados y en este momento se trabaja en factores de riesgo relevantes en esta enfermedad”.

En una situación de pandemia es muy importante compartir información con el fin de generar conocimiento de una enfermedad nueva

“Esta pandemia ha hecho, en los momentos álgidos, que casi todos los recursos se hayan tenido que dedicar a COVID-19, incluyendo todas las especialidades médicas y resto de los sanitarios, enfermeras, auxiliares, celadores, técnicos, administrativos, etc… que han trabajado codo a codo”, afirma el Dr. Núñez. De ahí que este proyecto tenga un marcado carácter multidisciplinar, en cuyo diseño y puesta en marcha hayan participado expertos en múltiples campos, “todos aportando su conocimiento, punto de vista particular práctico y experiencia sobre la enfermedad”.

“En una situación de pandemia es muy importante compartir información con el fin de generar conocimiento de una enfermedad nueva. Cualquier estrategia basada en este principio podrá aportar respuestas en el control de los futuros problemas que puedan aparecer”, afirma la Dra. Fernández, quien es también jefa del Servicio de Salud Preventiva del Hospital Clínico San Carlos. En el caso de HOPE COVID-19, la alta participación que ha tenido el proyecto “puede suponer obtener una información muy valiosa para luchar contra la enfermedad”, comenta Núñez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú