Realidad virtual para mejorar la adherencia terapéutica

 
El seguimiento en consulta del riesgo cardiovascular y la rehabilitación cardíaca post síndrome coronario agudo son fundamentales en la prevención secundaria de la cardiopatía isquémica. Sin embargo, diversos estudios apuntan a que 21 meses después de un evento cardiovascular, aproximadamente un 53% de los pacientes con estatinas de alta intensidad discontinuaron el tratamiento para el control del colesterol.

Para combatir estas cifras, la alianza cardiológica madrileña CardioRed1 ha puesto en marcha un proyecto de realidad virtual para mejorar la adherencia terapéutica en pacientes cardiológicos. El proyecto, que ha ganado el último Hackathon Salud en la categoría de cardiología, cuenta con el apoyo de la Universidad Complutense de Madrid y de la Fundación Interhospitalaria para la Investigación Cardiovascular (Fundación FIC).

Según afirma el líder del proyecto, Jesús Flores Soler, “utilizamos la realidad virtual y la gamificación porque existe evidencia científica de que el aprendizaje a través de estas herramientas es más duradero en el tiempo”. Esta experiencia provoca un “aumento en la actividad cognitiva permitiendo que el paciente entienda mejor su enfermedad y los cuidados que tiene que seguir”, asegura el cardiólogo y coordinador de proyectos en CardioRed1. Además, “el hecho de que sea inmersivo hace que sea reproducible a medida que van pasando los años”.

De esta manera, se ha creado un avatar el cual, a través de sencillas animaciones, va a explicando al paciente qué le ha ocurrido y el tratamiento a seguir. Además, con una aplicación se monitorizará la adherencia al tratamiento de manera tanto objetiva como subjetiva, así como los efectos secundarios, para hacer los ajustes pertinentes cuando se requieran.

“Para la creación del entorno de realidad virtual contamos con Neurogroup”, explica Flores. Además, “gracias al premio del Hackathon disponemos de una bonificación de 1.000 euros, que irían a la FIC para que podamos continuar lo necesario para el desarrollo del proyecto; y del apoyo de Pulse Life, quienes desarrollarán la aplicación digital para el seguimiento de los pacientes”. Se espera que para finales de año se pueda empezar a testar el proyecto.

“Estamos en la labor de buscar herramientas que nos permitan facilitar el seguimiento clínico de nuestros usuarios y empoderar al paciente de su enfermedad”, algo que no “podemos hacer de una forma disgregada sino aprovechando todos estos conocimientos y fundirlos con la salud digital”, afirma Flores. Según el cardiólogo, “hay experiencias de uso de realidad virtual en otras entidades clínicas e incluso en neurología, pero en cardiología la literatura no presenta estudios potentes”. De esta manera, la iniciativa “nos hará punteros en Madrid, en España y estoy seguro de que mucho más allá”, asegura el coordinador de proyectos de CardioRed1.

Contenido relacionado que podría interesarte: